Nuevo límite de los pagos en efectivo

El pasado 11 de julio de 2021, de acuerdo con las nuevas medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, entró en vigor un nuevo límite de los pagos en efectivo cuando alguna de las partes intervinientes sea empresario o profesional. Hasta entonces, los pagos en efectivo no podían llegar a los 2.500 €. Este límite ahora se ha reducido a 1.000 €.

Esto significa que las operaciones de compraventa entre empresarios o entre un empresario y un particular no se podrán pagar en efectivo, siempre que el total de la operación de compraventa sea igual o superior a 1.000 €, aunque se fraccionen los pagos en cantidades de menos de 1.000 €. La única excepción, pensada básicamente para los turistas, será para las operaciones de compraventa con particulares no residentes. En este caso el límite será hasta 10.000 €.

Se entenderá por efectivo los medios de pagos siguientes:

• El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.

• Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.

• Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

La normativa prevé, en caso de infracción, sanciones de hasta un 25% del importe pagado en efectivo a las dos partes intervinientes. Pero si una de las partes lo denunciase a la Agencia Tributaria en el plazo de tres meses, la parte denunciante quedaría exonerada de la sanción. No será aplicable la sanción a ninguna de las partes si ha prescrito, es decir, si han pasado más de cinco años desde la fecha del pago en efectivo.

Una buena solución en el caso de encontrarse con una venta que sea igual o superior a 1.000 € y el cliente sólo lo quiera pagar en efectivo, es que el cliente ingrese el dinero en efectivo en una cuenta corriente de una entidad de crédito. De este modo se evita perder una venta o tener que denunciar a tu cliente.