Decálogo financiero contra la COVID-19

En momentos de incertidumbre como los actuales, provocados por la crisis sanitaria de la COVID-19, es vital tener información financiera precisa y a tiempo. Con el fin de ayudar a las pymes con problemas de tesorería a identificar las actuaciones prioritarias para garantizar la continuidad del negocio, hemos elaborado este decálogo financiero basándonos en las recomendaciones de la Federación Internacional de Contables.

1. Tener los estados financieros y ratios clave actualizados. La cuenta de explotación, el balance de situación y calcular ratios financieros, como el fondo de maniobra o la rotación del stock, pueden ayudar a identificar los problemas a tiempo, para tomar medidas correctoras.

2. Realizar previsiones de tesorería a 3, 6 y 12 meses. Actualizar las previsiones de flujos de efectivo de forma regular y hacer un seguimiento para detectar posibles tensiones futuras de tesorería.

3. Explorar si la empresa tiene acceso a subvenciones o ayudas para la COVID-19. Determinar si la empresa tiene derecho a alguna subvención o ayuda pública y los requisitos de acceso.

4. Realizar un análisis de sensibilidad entre el mejor y el peor escenario posible. Considerar que pasaría si las ventas disminuyen más de un 15 o 20%, el impacto de la pérdida de un cliente importante o cuánto tiempo la empresa podría aguantar en pérdidas.

5. Revisar las políticas de compra. Revisar, dar un uso diferente o dar de baja el inventario obsoleto para evitar sobrecostes de almacenamiento y garantizar los suministros diversificando los proveedores.

6. Explorar la posibilidad de ventas en condiciones especiales. Para reducir las pérdidas por obsolescencia del inventario e incrementar la liquidez.

7. Redefinir las condiciones de facturación y pago de los clientes. Facturar inmediatamente después de realizar el servicio o la entrega del producto, y controlar los límites de créditos de los clientes nuevos y los existentes.

8. Actualizar el valor de mercado de ciertos activos y considerar su venta. Básicamente aquellos activos que no sean imprescindibles para el funcionamiento del negocio, así como posponer las inversiones de capital significativas.

9. Analizar los contratos con los proveedores y renegociar los plazos de pago. Analizar si las obligaciones contractuales se pueden modificar debido a las circunstancias y explorar la posibilidad de diferir pagos.10. Asegurar la liquidez. Explorar opciones para obtener más financiación externa, ampliando o contratando nuevas líneas de crédito bancario; así como renegociar los pagos de las deudas existentes con un nuevo plan de reestructuración de la deuda.

10. Asegurar la liquidez. Explorar opciones para obtener más financiación externa, ampliando o contratando nuevas líneas de crédito bancario; así como renegociar los pagos de las deudas existentes con un nuevo plan de reestructuración de la deuda.